La frase de la semana

Pensamiento del día:


"Los políticos y los pañales hay que cambiarlos a menudo y es por la misma razón". George Bernard Shaw

Estamos de vuelta

Damas y caballeros colegas.

Espero que la semana de trabajo docente sea muy exitosa, por lo que en esta ocasión comparto un recordatorio sobre el 79 aniversario de la Segunda Guerra Mundial. En nuestra sección Esta Semana en la Historia, se la mantenemos al 78 aniversario del asesinato de León Trostky en México a manos de un detestable agente secreto español, con instrucciones directamente del mismo Stalin, sin otro objetivo más que asesinar despiadamente a un intelectual de tan alto calibre. Mis mejores deseos para la semana que recién comienza!
Atte.


El Editor

San Isidro de El General, 3 de septiembre de 2018.


miércoles, 25 de octubre de 2017

La Revolución Bolchevique, sus causas y su impacto Histórico y Social en sus inmediatas proyecciones. (Primera parte) 




(Intervención de Vladimir de la Cruz en el acto realizado, “A 100 años de la Revolución Rusa”, en la Universidad Estatal a Distancia, organizado por la Escuela de Ciencias Sociales y la Cátedra Manuel Mora Valverde, el viernes 20 de octubre del 2017, en la Universidad Estatal a Distancia, Participantes: Francisco Javier Rojas y Vladimir de la Cruz)




Para entender el impacto Histórico y Social de la Revolución Rusa, debemos comprender que la Revolución hizo surgir una nueva forma de organización política institucional, económica y social, una sociedad no capitalista, una sociedad organizada sobre valores y estructuras socialistas, y formas del poder político, los Soviets, considerados por el líder de la Revolución Rusa, Vladimir Lenin, como formas superiores de la democracia.
Debemos comprender que la Revolución Rusa no fue un suceso que ocurrió solo en los días del 25 de Octubre del 1917, correspondiendo a ese mes en el antiguo calendario juliano, existente en Rusia, y al 7 de noviembre de 1917, en el actual calendario.
Debemos comprender que fue un resultado de una larga organización política, en primer lugar, y de un proceso en el que intervinieron factores internos de la propia sociedad rusa, como del contexto internacional que la rodeaba, en el cual también participaba.
Debemos de comprender que ese proceso político contó con los líderes, que fueron durante muchos años preparando las condiciones organizativas, tácticas y estratégicas, valorativas en sus análisis, que pudieron articular una concepción revolucionaria de cambio político, y que a esas concepciones teóricas revolucionarias correspondieron los movimientos y acciones revolucionarias que hicieron triunfante la Revolución, así como la construcción de un Partido político en capacidad de dirigir ese proceso.
Dentro de estos líderes, el más destacado del proceso revolucionario, hasta su triunfo, y primeros años del poder soviético, fue Vladimir Lenin, proyectado internacionalmente, en una dimensión histórico universal, al punto que le da continuidad al pensamiento marxista, como método de análisis, llamándose, éste, teoría del marxismo leninismo.
Debemos de comprender que el elemento subjetivo que hizo posible esta Revolución fue la existencia de un Partido político, con sus líderes políticos, que tuvieron como meta la toma del poder político, que fue el resultado de luchas acumuladas en Rusia, antes de su propia existencia como Partido político revolucionario.
Este Partido fue el Partido Obrero Social Demócrata Ruso, que evolucionó al Partido Bolchevique y al Partido Comunista, dándole ese sentido histórico a la Revolución. Fue el Partido capaz de movilizar las clases trabajadores, y realizar las acciones revolucionarias fuertes para quebrar al gobierno, porque los gobiernos no se caen, hay que hacerlos caer. La clave revolucionaria de esta acción es contar con la organización partidaria y la conciencia revolucionaria, que se debe tener, de dirección política para hacerlo caer. Este factor subjetivo, el Partido, es lo más importante para hacer la Revolución. No hay revoluciones espontáneas, todas son y deben ser organizadas.
Las condiciones objetivas que volodia permitieron su desarrollo fueron el desarrollo económico de la sociedad rusa, la existencia de una fuerza social revolucionaria, el proletariado, y una favorable correlación de fuerzas que aseguraron su triunfo. Ninguna Revolución puede hacerse ni imponerse desde fuera. Toda Revolución es resultado de las contradicciones sociales y políticas de las luchas de clases en cada país.
Los partidos obreros socialdemócratas eran las formas más avanzadas de organización política de los trabajadores, especialmente en Europa, con los movimientos socialistas y anarquistas que entonces existían, junto a otras formas y manifestaciones de partidos y movimientos organizados. Formaban parte de la II Internacional, que había evolucionado de la I Asociación Internacional de Trabajadores, conocida como I Internacional, ambas impulsadas por Carlos Marx y Federico Engels, desde 1864, que llegó, la II Internacional, hasta la época de la I Guerra Mundial donde entró en crisis y se disolvió.
Resultaron estas Internacionales, la I y la II, de la necesidad de darle unidad internacional al movimiento obrero y sus luchas, frente a la unidad internacional del capital, del desarrollo del capitalismo mundial como sistema económico y político. En estas asociaciones internacionales se agruparon trabajadores organizados en sindicatos y otras formas, en partidos obreros, con expresiones anarquistas, socialistas, socialdemócratas, reformistas, entre otros.
Lenin había nacido en 1870, y en 1885 ya participaba de los movimientos políticos que en Rusia cuestionaban al Zar, su gobierno y su sistema político, donde su hermano había sido capturado y fusilado en 1887 por acciones revolucionarias anarquistas de un atentado contra el Zar (1).
Estudioso del marxismo en su época entendió que el marxismo respondía al análisis de la sociedad capitalista industrializada, mientras él, Lenin, estaba viviendo la época del nacimiento del imperialismo, entre 1890 -1910 (2). De allí que sus análisis políticos y económicos, de su época, enriquecieron la teoría marxista por el análisis correspondiente a la época del imperialismo, y el aporte que él dio, en este sentido, cuya agudización de contradicciones, por la articulación teórico práctica del Partido político revolucionario y de la Revolución que Lenin realiza, del análisis de las contradicciones que se provocan con el desenlace de la I Guerra Mundial, desde su gestación, con el propósito de hacer una nueva repartición del mundo, de las regiones estratégicas de materias primas, de sus mercados de mano de obra barata y de sus mercados de colocación de productos resultantes de esta revolución industrial imperialista, que hizo surgir los monopolios, los oligopolios, los trusts y los carteles, como formas corporativas de la nueva organización empresarial y transnacional o internacional.
En Rusia, cuando Lenin era un adolescente Jorge Plejanov, en 1883, había fundado el grupo “Emancipación del trabajo”, uno de los grupos más importantes de su época, y fue Plejanov, uno de los divulgadores del pensamiento marxista más importantes de su tiempo en Rusia. Este grupo “Emancipación del Trabajo” constituyó el eje inicial de la unidad del movimiento socialdemócrata ruso con el movimiento obrero ruso.
En 1895, en San Petersburgo, el joven Lenin, funda la “Unión de lucha por la emancipación de la clase obrera” con el propósito de difundir el marxismo en la clase obrera.
Las ideas marxistas se desarrollaban y difundían ampliamente en Europa. Habían sido adoptadas por los partidos obreros social demócratas en distintos países.
En 1898, en marzo, se llevó a cabo el I Congreso del Partido Obrero Social Demócrata Ruso, con apoyo de grupos marxistas, reconocido a partir de ese momento como un Partido marxista. Este Partido se enmarcó en esos primeros años en una lucha economicista, que negaba la lucha política de la clase obrera y le negaba su papel dirigente, que va a ser el elemento central que Lenin venía desarrollando. En este sentido, este Partido careció de unidad, de un Programa combativo y de una organización centralizada, elementos que Lenin también planteaba para las organizaciones político partidarias y revolucionarias (3).
En 1898, Lenin, en este Congreso del Partido Obrero Social Demócrata Ruso ya tenía claro el camino de lucha contra el Zarismo, contra el capitalismo y por la Dictadura del Proletariado. En este Congreso aparecen los gérmenes del iskrismo y del bolchevismo contra el menchevismo. El iskrismo como “las chispas”, como los elementos de unidad que debían impulsarse frente al inmenso número de organizaciones de trabajadores existentes, que había que enfrentar al Zarismo, frente a las corrientes reformistas, en el seno de este partido, que las supeditaban y adaptaban al Zarismo.
Este período desde 1898 hasta 1903, cuando se realiza el II Congreso del Partido Obrero Social Demócrata Ruso, es un período de intensa lucha política y teórica desarrollada por Lenin, enfrentando a los populistas liberales, luchando contra los métodos primitivos del trabajo político, luchando contra la dispersión de grupos y por su unidad, luchando por lograr una conciencia socialista en el movimiento obrero (4).
Lenin en este período destaca como discípulo de Marx y Engels y sus escritos ya lo resaltan como un desarrollador del marxismo, en las nuevas condiciones histórico universales, la del imperialismo. Desde estos años participa en la movilización de trabajadores, trabaja en la organización de la Dictadura del Proletariado y en la construcción de la Sociedad Socialista. Ve al Partido como la única organización que logra expresar los intereses esenciales del pueblo y como la fuerza conductora de la sociedad socialista y soviética hacia el comunismo.
Aquí Lenin elabora sus primeros pensamientos por la construcción de un Partido político de nuevo tipo, un Partido proletario, un Partido revolucionario marxista, un Partido diferente a los partidos reformistas que integraban la II Internacional.
En el II Congreso del Partido Obrero Social Demócrata Ruso, la lucha política y teórica de Lenin, conduce a una fragmentación dentro del Partido en dos grandes sectores, los que seguían a Lenin, que da origen a los Bolcheviques, que eran la mayoría, y quienes le adversaban, los Mencheviques, que eran la minoría. En 1903 así surge el bolchevismo,
En el II Congreso del Partido Obrero Social Demócrata Ruso, Lenin desarrolla las bases de lo que van a constituir luego las columnas vertebrales de los partidos comunistas, como nuevos partidos políticos, sus principios organizativos, políticos, tácticos y estratégicos, partidos con una teoría considerada de vanguardia, para una dirección política de vanguardia, donde se unía el movimiento obrero con el movimiento socialista, el movimiento social con el movimiento político.
En el II Congreso del Partido Obrero Social Demócrata Ruso, Lenin y los bolcheviques plantean como lucha principal política el objetivo de la Dictadura del Proletariado. En esta visión Lenin incorpora al campesinado como un aliado estratégico de la clase obrera, incorpora las reivindicaciones democrático revolucionarias sobre el campesinado, incorpora el derecho de las naciones a la autodeterminación, sobre el reconocimiento de una gran cantidad de naciones dentro de la Rusia Zarista, y defiende, Lenin, el internacionalismo proletario.
De este II Congreso surge el periódico “Iskra”, “Chispa”, con la intención de darle unidad al movimiento obrero y social, de unificar los esfuerzos que se hacían de medios de comunicación dispersos, de tratar de lograr con ello también la unidad organizativa, una mayor educación política y sobre todo una acción política unitaria, alrededor de un Programa de lucha marxista y de una clara táctica revolucionaria.
Para Lenin el Programa era en su esencia un manual de lucha, y no un planteamiento meramente académico. Era un Programa con tareas inmediatas de la lucha del proletariado, de ataque y guerra al capitalismo ruso, en la etapa de la Revolución Democrática Burguesa con objetivos y tareas para lograr la victoria socialista.
Como parte de las luchas, en la Revolución Democrática Burguesa, Lenin planteaba las luchas comprendidas en el Programa Mínimo y, en la luchas por la victoria socialista, planteaba las luchas comprendidas en el Programa Máximo. El Programa Máximo era el que se entendía como común a todos los comunistas del mundo, señalado en el Manifiesto Comunista de Marx y Engels (5). El Programa Mínimo el que correspondía a la especificidad comunista, a realizar, de acuerdo a su propia particularidad histórica, en cada país.
Cuando se funda el Partido Comunista de Costa Rica y publica su primer Programa, justamente lo llama “Programa Mínimo del Partido Comunista de Costa Rica” y define la situación del país en el contexto internacional destacando etapas para la toma del poder de la siguiente manera: “Costa Rica es un país de economía dependiente o semicolonial, por cuanto su industria, comercio y agricultura están mediatizados por el imperialismo de los grandes países capitalistas (Estados Unidos, Inglaterra, etc.). Debido a este hecho fundamental, la implantación del programa comunista integral (abolición de la propiedad privada, socialización de los medios de producción, etc.) (6), no se pondrá a la orden del día en el país, sin haberse ya realizado la revolución social en las metrópolis de que dependemos económicamente o sin la concurrencia de factores especialísimos, que permitieran organizar la economía y la vida social del país, sobre bases totalmente comunitarias sin provocar intervenciones imperialistas. Mientras una u otra de estas dos condiciones objetivas no se realizaren: una revolución social en los grandes países capitalistas o coyuntura tan favorable que nos permitiera realizar íntegramente un programa comunista sin provocar ruinosas intervenciones -el Partido Comunista de Costa Rica luchará por la implantación, mediante la conquista del poder, del siguiente programa mínimo” (7). Y, el Partido Comunista de Costa Rica, establece claramente, en su artículo primero el objetivo “soviético”, en el sentido leninista: “Todo el poder político para la clase trabajadora. Creación de consejos de obreros y campesinos”. El resto del Programa son las tareas inmediatas, las luchas y reivindicaciones que se propone.
El Programa de lucha elaborado por Lenin, en el II Congreso del Partido Obrero Social Demócrata Ruso, que dio origen a los bolcheviques, en 1903, hasta el VIII Congreso realizado, ya bajo el poder soviético, en 1919, fue la guía revolucionaria de la acción política de esos años. Para ello había que luchar por la unidad del partido, había que establecer una disciplina obligada, había que hacer que cada militante respondiera por el Partido y el Partido por cada militante, había que desarrollar una dirección colectiva en las decisiones políticas contra los actos unilaterales y casuales. El Partido político revolucionario se va a entender como un órgano vivo en constante desarrollo, como una organización dirigente del proletariado y la clase obrera, como un arma de la clase obrera y de quienes se organicen en él. Para Lenin sin un Partido así, y sin una teoría revolucionaria, no se podía hacer la revolución ni tomar el poder, ni construir el socialismo.
Todos esos años Lenin tuvo que enfrentar a los mencheviques, a los revisionistas, a los renegados (8) y a los oportunistas, destacando como un gran teórico, gran estratega y gran táctico político.
El II Congreso del Partido Obrero Social Demócrata Ruso fue el gran viraje en el movimiento obrero ruso y del movimiento obrero internacional.
La lucha política en Rusia cobró una nueva dimensión. Desde 1903, con el surgimiento de los bolcheviques, hasta 1917, en Rusia se produjeron tres revoluciones, con sus respectivas etapas, las dos primeras fueron antesalas de la Gran Revolución Socialista de Octubre.
En este proceso los bolcheviques y mencheviques convivieron hasta 1912, cuando en el VI Congreso del Partido Obrero Social Demócrata Ruso, realizado en Praga, Checoslovaquia,
se expulsa a los mencheviques. Desde entonces hasta el triunfo de Octubre en 1917 los bolcheviques fueron la fuerza motriz y conductora final de la Revolución Socialista.
La Primera Revolución correspondió a los sucesos que se dieron en 1905, prolongados hasta 1907, conocidos como los de la Revolución Democrático Burguesa Rusa. Aquí los bolcheviques desarrollaron su táctica, la idea hegemónica del proletariado en la Revolución, la idea de la alianza obrero campesina en posibilidad de transformar y derrotar el Zarismo. Aquí se visualizó el nuevo Poder, un Poder que descansaba en el Soviet de Obreros y Campesinos.
La Revolución de 1905 puso en evidencia las dos tácticas, la de los bolcheviques y la de los mencheviques. La de los bolcheviques por el Poder Popular hacia la victoria, hacia la liquidación del Zarismo y los terratenientes, y su yugo opresor, y por la Revolución Socialista. Los Mencheviques defendían la burguesía liberal y la conciliación política.
La Revolución de 1905 fue derrotada, pero logró conmocionar a toda Rusia. Por otra parte fue una gran escuela de educación política de masas, donde se puso a prueba el Partido bolchevique. Lenin la llamó “ensayo general de la Revolución” (9). Se produjo una gran represión y persecución Zarista de los bolcheviques y revolucionarios. (10) Se impuso un período de terror político. Fue la reacción stolpiniana, así conocida por las acciones que realizaba y dirigía Piotr Stolpin, Jefe del gobierno del Zar, durante la Revolución de 1905. En 1911 murió asesinado.
Este período le permitió a los bolcheviques desarrollar luchas legales y clandestinas, y les planteó la necesidad de participar o no en las Dumas.
En 1912, a partir de la expulsión de los mencheviques del Partido Obrero Social Demócrata Ruso, los bolcheviques con Lenin al frente se desarrollan como una fuerza independiente.
Entre 1912 y 1914 se dan grandes luchas sociales y obreras. El periódico Pravda, de los bolcheviques, empezó a circular en San Petersburgo en 1912, con lo cual se ampliaron los contactos con grupos de trabajadores y se produjo una nueva generación de obreros educados políticamente. Durante los días de la insurrección de Octubre salió editado con el nombre de “Rabochi Put”.
Entre 1914 y 1918 se produjo la I Guerra Mundial, caracterizada por Lenin, como una guerra inter imperialista. La guerra produjo un gran debate en el seno de la II Internacional, sobre el carácter de la guerra misma, sobre si había que apoyar en el interior de cada país su participación en la guerra o no. Lenin también plantea los problemas relacionados con la guerra y con la Paz, que va a constituir una de sus banderas políticas para lograr el triunfo de la Revolución en Rusia.
Para Lenin, en esta guerra los partidos socialdemócratas traicionan la causa del socialismo. Para Lenin la guerra, la paz y el socialismo estaban entrelazados (11). Había que transformar la guerra imperialista en guerra civil, por el derrocamiento del poder imperialista en Rusia y por la eliminación del Zarismo, y apoyar la lucha contra la guerra imperialista en todas partes. Para Lenin la guerra era el problema principal.
Para Lenin el imperialismo constituía la antesala de la Revolución Socialista del Proletariado.
Lenin en 1903 atacaba al capitalismo ruso, y en 1914 atacaba al imperialismo, al que acusaba de ir a nuevas guerras y catástrofes económicas. La guerra era el marco de perecer o de avanzar hacia una nueva sociedad.
Lenin en este período analiza la ley de la desigualdad en el desarrollo económico y político del capitalismo, y dedujo la posibilidad de la ruptura de la cadena del imperialismo mundial, en su eslabón más débil para realizar la victoria del socialismo en uno o varios países, constituyendo este análisis una novedad en la teoría de la revolución socialista.
Rusia era, justamente ese eslabón más débil en este período de la I Guerra Mundial. La guerra debilitó el capitalismo y aseguró la derrota del Zarismo y la victoria de la Segunda Revolución Rusa, la democrático burguesa que conduciría hacia la Revolución Socialista. Aún después de la caída del Zar la burguesía rusa quería continuar con la guerra, por lo que, para Lenin, entonces, también había que acabar con la burguesía rusa.
El período de febrero a octubre de 1917 marca estas otras dos revoluciones rusas, la de febrero y la Gran Revolución de Octubre.
En este período se da la lucha por obtener la mayoría de la clase obrera en los Soviets que se habían creado. Se produce un momento en que hay dos poderes, el de las Dumas y el del Gobierno Provisional Burgués, encabezado por Kerensky, y el de los Soviets, el Gobierno de los Soviets de Obreros y Soldados (12).
Los Soviets eran políticamente una dictadura revolucionaria, un poder tomado y constituido por la fuerza y apoyado por el pueblo, que por su composición de clases era de obreros y campesinos, que, en su esencia, eran las nuevas formas de desarrollo democrático. Para Lenin en ese momento había que dar el paso hacia los Soviets.
A inicios de 1917 Lenin está en Suiza desde donde regresa a Rusia. Entre febrero y marzo los Soviets se bolchevizaron, los bolcheviques obtuvieron las mayorías. Aquí se planteó salir de la guerra y lograr la paz, se aprobó la jornada de ocho horas, la abolición de la propiedad agraria de los terratenientes, entregar tierras a los campesinos, liberar a los pueblos de Rusia del yugo nacional.
El 3 de abril Lenin se encuentra en San Petersburgo, donde se concentra el núcleo de la Revolución, bajo la consigna “Viva la Revolución Socialista”.
El 4 de abril se reúnen los delegados bolcheviques en la Primera Conferencia de Soviets de Diputados Obreros y Soldados de Rusia. El 7 de abril Lenin pronuncia su discurso “Tareas del proletariado en la actual revolución”, ante la VII Conferencia del Partido Obrero Social Demócrata Ruso, Conferencia que se va a conocer como “Las Tesis de Abril” (13), donde traza el rumbo de la Revolución Socialista. Aquí señala la esencia de los Soviets como órganos de la Dictadura Democrática Revolucionaria, donde establece que todo el poder deber ir a los Soviets. Para Lenin los Soviets eran una forma nueva y superior de democracia
En abril plantea Lenin avanzar de la República Democrática Parlamentaria a la República de los Soviets, que fue la clave para el triunfo en Octubre, plantea la lucha democrática general por la Paz, la lucha del movimiento democrático campesino por la liquidación de la propiedad terrateniente y por la entrega de tierras a los campesinos, y plantea el movimiento de liberación nacional de los pueblos de Rusia.
En las Tesis de Abril también se trataba el paso pacífico del poder a manos de los Soviets. Al mismo tiempo de la lucha pacífica el Partido bolchevique tenía presente la posibilidad de la lucha armada, para lo cual había empezado a armar al pueblo, había creado la milicia proletaria, la Guardia Roja, para garantizar el triunfo de la Revolución, que llegó a estructurarse en batallones de 400 hombres cada uno, que en el momento de la Revolución llegó a tener más de 35.000 combatientes en Petrogrado y Moscú.
Las Tesis de Abril también fundamentaron el Plan Económico del Partido Bolchevique para el período de la transformación de la Revolución Democrático Burguesa en Revolución Socialista. Aquí se señaló la confiscación de tierras a los terratenientes y a los príncipes de la corona, se señaló la fusión de todos los bancos en uno solo nacional controlado por los Soviets, se estableció un control obrero de la producción social, el control obrero de la distribución de productos. Políticamente se estableció cambiar de nombre del Partido Obrero Social Demócrata a Partido Comunista, para distinguirse cualitativamente, y se señaló la
necesidad de constituir una nueva asociación internacional, con lo que Lenin funda y origina la III Internacional Comunista en 1919, con el objetivo de consolidar el movimiento obrero internacional y el movimiento comunista.
Con las Tesis de Abril se aprobó el Plan concreto y fundamentado teóricamente de avanzar de la Revolución Democrático Burguesa hacia la Revolución Socialista en Rusia.
Estos fueron los detonantes que hicieron posible la derrota del poder de los capitalistas y terratenientes, y el poder de los imperialistas en Rusia, que condujeron al establecimiento de la Dictadura del Proletariado. El Partido Bolchevique se había convertido en el instrumento más poderoso en este proceso.
La guerra había debilitado al Zarismo. Los países imperialistas estaban ocupados en la guerra. Era la posibilidad de que el socialismo triunfara primero en un solo país, el más débil de la cadena del imperialismo. También Rusia era el país más libre de todos los beligerantes de la guerra, donde el Gobierno Provisional no podía acudir fácilmente a la violencia, mientras los Soviets eras apoyados por el Ejército y la Marina.
Los problemas sociales y agrarios no los resolvía el Gobierno Provisional ni el Zarismo. El gobierno Provisional, representante de terratenientes y capitalistas no cumplió ni podía hacerlo. El Gobierno Provisional era muy antipopular. Por eso para Lenin el tema del poder era el central en ese momento político. En febrero se pasó el poder a la nobleza feudal terrateniente, encabezada por el Zar Nicolás II y a la burguesía capitalista. La Revolución de febrero organizó los Soviets de diputados de obreros y soldados.
El hambre, el desempleo, el despotismo policial y la guerra quebraron el Zarismo. El núcleo del proletariado eran los 3.500.000 de obreros fabriles y mineros, los 5 millones de trabajadores del transporte, la construcción y los artesanos, que junto a otros sectores sumaban mas de 15 millones de trabajadores.
En julio de 1917 se pasó a la etapa insurreccional victoriosa hasta octubre de ese año, cuando con el triunfo de la Revolución se inaugura una nueva etapa histórica de Rusia y de la Historia Universal.
Para Lenin la insurrección armada era un arte. Para él la insurrección no era una conjura, debía apoyarse en la clase obrera, en el auge revolucionario del pueblo y en el momento en que la actividad de la vanguardia del pueblo fuera mayor y cuando los enemigos y sus aliados fueran más débiles o estuvieran indecisos, situación que se estaba dando en Rusia (14). Así Lenin creó el Estado Mayor de la Insurrección y planeó la ocupación de los puntos más importantes y estratégicos de la capital, con una acción ofensiva, rápida, inesperada sobre Petrogrado. La insurrección de Petrogrado se apoyó en Moscú, los Urales, y en los frentes de batalla, donde la mitad del ejército estaba con los bolcheviques.
El 8 de octubre Lenin orientó la insurrección: no jugar a la insurrección, concentrar en el momento y el lugar las fuerzas superiores, entender que comenzada la insurrección se debía actuar enérgicamente para pasar a la ofensiva, ya que la defensiva era su muerte, sorprender al enemigo, y esforzarse por obtener triunfos diarios para mantener la superioridad moral (15). El 9 de octubre Lenin estaba dirigiendo la insurrección.
Junto a esto se seguían realizando Congreso s de los Soviets en las distintas ciudades y regiones, y se creó el Comité Militar Revolucionario, que pondría en práctica el plan leninista de la insurrección, y un Comité Revolucionario de Defensa para Petrogrado.
El 24 de octubre se ordenó pasar a la ofensiva final, dominando la situación en Petrogrado que, en la mañana del 25 de octubre, la ciudad estaba prácticamente controlada por los revolucionarios. A las diez de la mañana del 25 de octubre se informó que el Gobierno Provisional había sido depuesto y el poder se encontraba en manos del Comité Militar
Revolucionario, e inmediatamente, al mediodía, sesionó el Soviet de Petrogrado donde Lenin declaró que la Revolución Bolchevique se había realizado, iniciándose así una nueva etapa de la Historia de Rusia, y también de la Historia Universal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario