La frase de la semana

Pensamiento del día:


"Los políticos y los pañales hay que cambiarlos a menudo y es por la misma razón". George Bernard Shaw

Estamos de vuelta

Damas y caballeros colegas. Hoy presento la segunda parte y final sobre los planes que tuvo el dictador español Francisco Franco de mandar a fabricar una bomba atómica y como terminaron hasta después del retorno de España a la democracia. En la sección Esta Semana en la Historia explicamos el incidente de Palomares en su 52 aniversario y como se relaciona con el tema de la presunta bomba atómica española. Feliz fin de semana!
Atte.


El Editor

San Isidro de El General, 19 de Enero de 2018.


lunes, 24 de octubre de 2016

EN RELACIÓN CON LA ANTIGUA REPÚBLICA CHECA, AHORA CHEKIA

La semana pasada compartí en mi perfil de Facebook una nota de Yahoo Noticias que por su interés decidí ampliarla y publicarla en el blog de la Asesoría. En ese sentido, es importante aclarar que Checoslovaquia fue un país creado como consecuencia del Tratado de Versalles que acabó con la Primera Guerra Mundial y con varios de los Imperios participantes en la denominada “guerra que acabaría con todas las guerras”. Anteriormente a eso, el territorio que ocupó había sido zona de disputas que por siglos se turnaron su dominio. Su nacimiento como Estado Independiente tenía una dificultad desde su inicio y es que dentro sus fronteras quedaron poblaciones importantes de habla germana. A pesar de esto, el gobierno de la recién nacida república fortificó sus fronteras previendo futuras amenazas, como la que efectivamente surgió con el expansionismo hitleriano en 1937 con la Anexión de Austria y las amenazas contra Checoslovaquia en el caso de estas poblaciones en Sudetenland, lo cual llevó a Europa al borde la guerra en 1938.    

Situación que pudo salvarse en el Pacto de Múnich cuando Hitler y Mussolini pactaron con sus contrapartes británica y francesa encabezadas por Chamberlain y Daladier, la entrega de Checoslovaquia de los Sudetes a Alemania, acuerdo que nunca fue consultado a las autoridades checoslovacas. Esto generó otro serio problema y es que las fortificaciones mencionadas quedaron dentro del territorio que pasaba a ser de la noche a la mañana del Reich Alemán liderado por Hitler. Con esto Checoslovaquia quedaba en una situación de indefensión que le permitió a Hitler amenazar al Presidente de Checoslovaquia Emil Hacha con bombardear Praga, ante lo cual Hacha accedió a la ocupación total de Checoslovaquia por parte de las Wehrmacht alemanas.

Esto a su vez esto generaba una gran calamidad que rara vez es mencionada. El nombre Checoslovaquia hacía alusión a la unión de las naciones Checa y Eslovaquia. El problema es que si bien los checos rechazaban la ocupación alemana, los eslovacos mayoritariamente eran partidarios de una alianza con Hitler a cambio que les diera la independencia. Lo cual Hitler hizo e incluyó a Eslovaquia en el Eje Berlín-Roma-Tokio como aliado de segundo orden junto a Bulgaria. Un dato curioso es que la colaboración eslovaca llegó a tal punto que durante la Batalla de Stalingrado, italianos, españoles, búlgaros y eslovacos constituían la retaguardia de las Wehrmacht que tomaron la ciudad a las orillas del río Volga. El mariscal soviético Zhukov, sabiendo que la retaguardia era el punto débil de la ofensiva alemana en el Caúcaso, mediante un hábil movimiento de pinza atacó a estos aliados segundones,  mal armados y que para colmo se detestaban entre sí, por lo que la totalidad del Sexto Ejército Alemán quedó rodeado en las ruinas de Stalingrado. El resultado fue la debacle alemana que decidió el conflicto en los  tres años siguientes.

Finalizada la Segunda Guerra Mundial, el futuro de Checoslovaquia había sido decidido en las distintas conferencias que reunieron a los autoproclamados “Tres Grandes”: Churchill, Stalin y Roosevelt, sustituido luego por Truman. Donde se le entregó Checoslovaquia a la Unión Soviética como zona de influencia, lo que lleva a otra divergencia: ni checos, ni eslovacos nunca quisieron quedar tras la Cortina de Hierro. Esto mantuvo la dominación comunista en un punto de ebullición que explotó en 1968 con el movimiento intelectual y de protesta llamado Primavera de Praga que fue duramente reprimido por los tanques soviéticos. Al terminar la Guerra Fría, Checoslovaquia se mantuvo unida hasta que las latentes divisiones entre Checos y Eslovacos desembocaron en la creación de Eslovaquia con capital en Bratislava y República Checa con capital en Praga hasta abril de 2016 que pasó a llamarse Chekia.
República Checa ha cambiado de nombre sin que el mundo preste mucha atención
Desde abril de este año, hay un país en Europa que ha cambiado de nombre. Desde entonces, la nación antes conocida como República Checa ha pasado a llamarse Chequia. Pero no ha sido hasta ahora cuando se le ha empezado a prestar atención. A finales de septiembre, Reino Unido pidió a todos sus embajadores y funcionarios que acataran la nueva nomenclatura para referirse a este estado centroeuropeo. Y esa orden ha sido la que ha servido a muchos para darse cuenta del cambio. Chequia, que hasta 1993 formó parte de Checoslovaquia, está formada por tres regiones: Bohemia, Moravia y Silesia. El estado de Checoslovaquia se formó después de la Primera Guerra Mundial, y se mantuvo hasta finales del siglo XX. Con la caída del telón de acero, los checoslovacos decideron separarse en dos estados: República Checa y Eslovaquia.
Ahora, en 2016, un comité constitucional ha decidido reducir su nombre a Chequia. El órgnao, formado por por el presidente del país, el primer ministro, el titular de Asuntos Exteriores, el ministro de Defensa y los jefes de ambas cámaras del Parlamento, solicitó el pasado mes de abril a la ONU que se utilizara el topónimo simplificado ‘Cesko’ para referirse al país, que en inglés será ‘Czechia’, en español ‘Chequia’ y en francés ‘Tchéquie’.“Ha llegado el momento de ofrecer al mundo una versión traducida adecuada del topónimo sencillo de nuestro país”, aseguraron en su día los integrantes del comité tras su reunión en el Castillo de Praga, la sede de la presidencia del país.
Pero no todos los checos están contentos con el cambio. En el idioma checo existen ‘Cesko’ o ‘Cechy’, que se usan indistintamente, y quienes se opusieron al nuevo nombre argumentan que existe el peligro de que en inglés se confunda Czechia (Chequia) con Chechnya (Chechenia).Seguir llamando al país República Checa no es un error. Ese nombre se sigue manteniendo para las ocasiones más formales, aunque Chequia también se puede usar. Sin embargo, el nombre de Chequia siempre debería ser usado en acontecimientos deportivos, cosa que no ha sucedido.  
A pesar de que el cambio oficial se produjo en abril, pocos fuera del país se han dado cuenta de la noticia. Sobre todo, porque en los Juegos Olímpicos de Rio la delegación de Chequia siguió compitiendo bajo el nombre de República Checa. O al menos eso es lo que ponía en sus uniformes deportivos. ¿La razón? Habían sido diseñados antes de que se conociera la noticia y hubiera supuesto un gasto innecesario. En la Eurocopa de Francia tampoco se hizo efectivo el cambio de nombre. La UEFA denominó a la selección del país como República Checa y así es como apareció en todos los marcadores. Esperemos que a partir de ahora todo el mundo llame a esta nación como sus ciudadanos quieren que sean nombrados.               

miércoles, 19 de octubre de 2016

ABSURDO INTERNACIONAL A NOMBRE DE COSTA RICA EN LA ONU



En marzo de 2003 un “Dúo Dinámico” integrado por el que era Presidente de la República Abel Pacheco y su canciller Roberto Tovar Faja metieron a Costa Rica en una pequeña lista de países llamada “Coalición de los Dispuestos” que apoyaban la invasión Irak tramada por George W. Bush y una gavilla de forajidos como Tony Blair y José María Aznar, quienes intentaron que en la ONU se aprobara una resolución que justificara invadir al país petrolero bajo argumentos que se sospechaba y luego se demostraron eran totalmente falsos. En el plano interno tal decisión suscitó una reacción tan fuerte que tuvo que ser la Sala IV que finalmente obligó al Ejecutivo a sacar a Costa Rica de tan vergonzosa coalición.  
Parecía imposible pensar que algo parecido se repitiera hasta que en Septiembre de 2016, otro “Dúo Dinámico”, esta vez encabezado por el actual Presidente de la República Luis Guillermo Solís y su canciller Manuel González decidieron hacer un desaire al abandonar el recinto de la ONU cuando se anunció la apertura del primer discurso de la Asamblea General a cargo del Presidente de Brasil Michel Temer. Así como causó repudio en 2003 la forma en que ese momento se metió a Costa Rica en una coalición de la Extrema Derecha mundial, esta vez fue igualmente censurable la forma en que el nuevo dúo dinámico alió a Costa Rica con un pequeño grupo de países con gobiernos de Extrema Izquierda con un historial poco envidiable de respeto a cualquier tipo de oposición encabezada por Venezuela, Cuba, Nicaragua, Ecuador y Bolivia.
Las explicaciones del nuevo Dúo Dinámico fueron poco creíbles, argumentando que todo se trataba de “un llamado de atención” producto de una mera “coincidencia”. Realmente resultan insultantes al sentido común este tipo de explicaciones ya que Luis Guillermo Solís tiene experiencia en el manejo de estas situaciones  por haber sido Diplomático y sabe que las formas importan más que el mensaje, además que este tipo de escenas nunca corresponden a casualidades como las trató de minimizar. Por otro lado, resulta ofensivo el lenguaje despreciativo del canciller descalificando, como ya lo había hecho en otra ocasión, cualquier crítica que se le haga rebajando a quien no opine como él,  de ser  un “todólogo u opinólogo”, también del Presidente al decir que la oposición de dedique solo a asuntos internos . Peor aún la forma en que el Dúo Dinámico se tiraba la pelota ante la Prensa nacional diciendo: pregúntele al Canciller y el Canciller diciendo: pregúntenle al Presidente. En verdad, un insulto a la inteligencia del costarricense que votó por lo que se esperaba sería un verdadero cambio en la forma de tratar al pueblo cuya inteligencia es valorada solo cuando se le cuenta como potenciales votos dentro de un padrón electoral.



Tan vergonzosos comportamientos de ambos Dúos Dinámicos en nombre del pueblo costarricense, han sido una afrenta a la Proclama de Neutralidad Perpetua Activa y No Armada de Costa Rica irónicamente elevada a rango constitucional por el propio Luis Guillermo Solís en 2015 y lo que demuestra es que el que se hizo llamar El Gobierno del Cambio, ya no le basta la política nacional para andar haciendo el ridículo sino que también lo están haciendo en el plano internacional,  aunque ello genere el rechazo de la inmensa mayoría de la población por lo que mínimamente sería de esperar un desagravio de la Asamblea Legislativa por el desaire contra Brasil, pero eso parece un sueño ya que este desgobierno no se cansa de buscar las formas de golpear al pueblo que lo eligió: ya cocinaron un Combo de Impuestos junto a la Ley de Empleo Público, ministros que condicionan cumplir sus deberes a cambio de impuestos, trama macabra que solo la clase trabajadora podrá desbaratar, esperemos que esto no se quede en otro simple escándalo más, ya que como dijo Ricardo Jiménez,  en Costa Rica no hay escándalo que dure más de tres días.    

miércoles, 5 de octubre de 2016

HISTORIA RECIENTE DE LOS PAQUETES TRIBUTARIOS 



En estos momentos el Poder Ejecutivo tiene bien definida la estrategia para de castigar más los bolsillos de todo el pueblo costarricense con un nuevo paquete de impuestos. En los años que tengo de darle seguimiento a este tema nunca he visto un gobierno que utilice tantas artimañas y falacias para lograr su cometido, por ejemplo para lograr la aprobación  de la Ley contra el Fraude Fiscal, cuando avanzaba su discusión el Viceministro de Hacienda  se sacó de la manga que el llamado Registro de Beneficiarios Finales era una exigencia de la OCDE para que Costa Rica pudiera ser miembro de esa organización. Pese a que se logró demostrar en la Comisión Legislativa que eso era totalmente falso, el proyecto fue aprobado y el funcionario sigue campeando en su puesto como si nada. 
Eso es solo una pequeña muestra de lo que un gobierno que llegó ofreciendo un cambio es capaz de hacer, no solo más de lo mismo sino mucho peor. Llama la atención como en campaña, el actual Presidente siendo candidato y sabedor de la situación heredada, decía que el tema de los impuestos ni se mencionaría en los dos primeros años de gobierno hasta que el pueblo viera su manejo de la hacienda pública. En estos más de dos años lo que ha sido claro es el despilfarro gubernamental con presupuestos aumentados anualmente a un ritmo del 20%, cuando oficialmente la inflación está increíblemente en cero y en tal escenario viene el mismo gobierno con su eje monotemático desde el inicio de gestión a pedir más impuestos pero no un simple aumento, sino que transforma el ya elevado 13% a ser un 15% y convertido a Impuesto al Valor Agregado así gravarían todos los procesos productivos, con lo que todo se encarecería más de lo que está, además se le aplicaría el nuevo impuesto a bienes y servicios ya de por sí caros como Educación y Salud que hasta ahora están libres de impuestos.

Este es un tema que se las trae ya que como veremos en próximas entregas, todos los gobiernos desde 1990 han venido impulsando con nombres rimbombantes simples paquetes de impuestos y no una verdadera reforma tributaria. Todos tienen en común otro punto y es que cada uno de los gobiernos han dicho que su paquete de impuestos es la panacea para todos los males: que con su paquete de impuestos, disfrazado de proyectos de justicia, solidaridad y eficiencia tributaria se resolverán todos los problemas de educación, salud, seguridad, etcétera sin embargo todos estos campos se encuentran lejos de resolver sus problemas. Más que todo porque el problema es que los impuestos los termina pagando la clase asalariada cuando se le rebajan los impuestos de manera automática del salario y los consumidores sean pobres, ricos o clase media que al hacer cualquier compra se nos cobra el 13% de impuesto de ventas, pero al final eso se vuelve como llevar agua en un canasto o arar en el océano, en la próxima entrega veremos las razones.