La frase de la semana

Pensamiento del día:


"Los políticos y los pañales hay que cambiarlos a menudo y es por la misma razón". George Bernard Shaw

Estamos de vuelta

Damas y caballeros colegas.

Espero que la semana de trabajo docente sea muy exitosa, por lo que en esta ocasión comparto un recordatorio sobre el 79 aniversario de la Segunda Guerra Mundial. En nuestra sección Esta Semana en la Historia, se la mantenemos al 78 aniversario del asesinato de León Trostky en México a manos de un detestable agente secreto español, con instrucciones directamente del mismo Stalin, sin otro objetivo más que asesinar despiadamente a un intelectual de tan alto calibre. Mis mejores deseos para la semana que recién comienza!
Atte.


El Editor

San Isidro de El General, 3 de septiembre de 2018.


viernes, 19 de febrero de 2016

INQUIETUDES SOBRE EL IVA



En relación con la llamada evangelización, como ha denominado el gobierno a su campaña publicitaria con la  pretensión de golpear al pueblo con una supuesta reforma fiscal que no es otra cosa más que un simple paquete tributario, surgen más preguntas que respuestas ante evidentes tergiversaciones tendenciosas que tratan de crear opiniones favorables para el mencionado paquete al que se le aproxima su trámite legislativo.  Primero que todo se sigue derrochando en publicidad estatal pero afirma que en 2014 congelaron “el 85% de las plazas vacantes” no obstante, es evidente que se siguen contratando plazas suntuarias por ejemplo, se ha vuelto común ver como los jerarcas de instituciones y ministerios ya no brindan declaraciones sino que mandan a “voceros o voceras”, generalmente periodistas que dejan sus puestos en canales de cobertura nacional para pasarse a dichas instituciones públicas donde obtienen propiedad y jugosos salarios. Luego continúan diciendo que en “2015 se ejecutó un recorte inicial al presupuesto 2016 por 61 mil millones”, pero no dicen que el presupuesto de 2015 tuvo un incremento de casi 20% en comparación con el presupuesto de 2014 y que el presupuesto aprobado a finales de noviembre mantiene un aumento porcentual similar al del año 2015, por lo que es nuevamente el más grande de la historia.
El problema medular de este y todos los gobiernos que anteriormente han querido aprobar paquetes tributarios es que  las reformas fiscales que dicen impulsar no pasan de ser puras palabrerías cuando afirman que esperan poner a “pagar a quienes no lo hacen” ya que si de eso se tratara, el punto es: ¿Por qué motivos no se hace una verdadera reforma que cambie el modelo de recaudación? En esa forma cada contribuyente  tendría que hacer declaraciones individuales,  donde quien evada el pago vaya a la cárcel como sucede en Estados Unidos y no simplemente convertir el Impuesto de Ventas en Impuesto al Valor Agregado (IVA). Este objetivo gubernamental lo único que garantiza es una injusticia total donde habría aumentos en todo lo que ya es de por sí caro y si este paquete es aprobado lo será aún más, puesto que como lo dice el Ministerio de Hacienda, el IVA “grava cada una de las etapas de producción de bienes o prestación de servicios” por lo que el precio final por pagar va a subir grandemente ya que el IVA no hace excepción por ningún servicio sea médico o educativo.
Lo más ocurrente de la demagogia presidencial es decir que el IVA le será devuelto al 40% de la población de los hogares nacionales. Primero que todo porque cuando se presentó este paquete a la Asamblea Legislativa no contó con un buen ambiente y al darse cuenta del rechazo generado, el Presidente de la Republica sorprendió con una salida populista e irresponsable para intentar ganar apoyos a tan desafortunado paquete. ¿Por qué tan descabellada idea no la presentó durante su campaña política cuando ofreció decenas de promesas incumplibles como acabar con el 100% de la pobreza extrema? ¿O cuando dijo que  ni siquiera se mencionaría el tema de los impuestos en los 2 primeros años de gobierno?  Por otro lado, si la recaudación que espera lograr el Ministerio de Hacienda es de “un 1.33% del PIB, lo cual vendrá a aliviar en gran medida el déficit fiscal” como lo afirman, siendo que en otros paquetes tributarios han ofrecido recaudar por lo menos un 2% del PIB, como pretenden con un porcentaje menor devolver una parte al 40% de la población nacional,  peor aun dejando irresponsablemente la ejecución de este bodrio demagógico al próximo gobierno. Entonces ¿Cuánto va a quedar para reducir el déficit fiscal que es supuestamente el objetivo primario? Definitivamente con un presupuesto que va aumentando a un 20% anual, cuando la ficción del gobierno es que oficialmente no hay inflación,  garantiza que ni este o ningún otro paquete tributario sea suficiente para solventar el imparable déficit del gobierno por cuya irresponsabilidad al no contener el gasto tarde o temprano nos terminará explotando por algún lado.       
En cuanto a los supuestos beneficios del IVA, es la misma historia del último cuarto de siglo siempre diciendo la misma cantaleta: “permitirá al gobierno tener más recursos para fortalecer la educación pública, dar mejores servicios a toda la población, pagar deuda y hacer más obras públicas como construir más obras públicas como construir carreteras, brindar seguridad ciudadana y combatir la pobreza”, o sea el mismo bla bla bla de la publicidad de todos los gobiernos desde 1990 hasta la fecha.  Falsedad total denunciada por la Contralora ya que el gobierno tiene 4 mil millones de dólares para obra pública de préstamos internacionales, que no utiliza pero por los que sí tenemos que pagar 11 millones de dólares de intereses. Entonces ¿Por qué no se utiliza tan exorbitante suma de dinero para reactivar la economía? Por eso resulta ridículo ver como dicen que el IVA va a “atraer inversión”, cuando aumentar impuestos en un país con una economía de crecimiento tan bajo y lento atenta contra toda lógica económica.
Otro absurdo es decir que “el Estado devolverá a las personas lo que paguen por concepto de IVA en las consultas médicas privadas, siempre y cuando lo cancelen con tarjeta de débito o crédito pero no en efectivo”. Acaso este paquete incluye una ley que obligue a los médicos u otros profesionales a tener datafono para que acepten pago con tarjetas, ya que la casi totalidad de ellos no aceptan pagos que no sean en efectivo? A propósito, ¿Por qué no se les grava directamente a este y otros profesionales liberales sus ingresos provenientes de salarios de lujo, que engrosan con las caras consultas privadas y jornadas extraordinarias en centros privados, en vez de trasladarle el impuesto al paciente que hace un esfuerzo sobrehumano por pagar consultas carísimas y más aún luego comprar las medicinas porque si se espera a que en el hospital sea atendido podrían pasar años? 
El colmo de la voracidad es tratar de disfrazar un impuesto a todos los productos que vienen en empaque plástico, como “impuesto ambiental o impuesto verde”, cuando lo único que asegura es el aumento en los precios de casi todos los productos comestibles que vienen en empaques plásticos ya afectados por la intención de cobrarles el IVA. Finalmente, es claro que el país requiere mayor originalidad e imaginación con una verdadera reforma tributaria y no simplemente garrotear al pueblo con mayores impuestos como el IVA y es que esa ha sido la tónica de todos los gobiernos desde 1990 sin que resuelvan el problema como lo veremos en nuestra próxima entrega.

No hay comentarios:

Publicar un comentario