La frase de la semana

Pensamiento del día:


"Los políticos y los pañales hay que cambiarlos a menudo y es por la misma razón". George Bernard Shaw

Estamos de vuelta

Damas y caballeros colegas.

Deseo recordar a los generaleños y a la comunidad nacional el martirio que vivió la ciudad de San Isidro y la población civil generaleña hoy hace exactamente 70 años y cuya única mención se hace en una placa del parque que rebaja la carnicería que se dio con el término de "jornada cívica". En esta crónica, haremos referencia a lo que en realidad sucedió. En la sección Esta Semana en la Historia se consigna un dato paradójico sobre el Centenario de Don Rogelio Fernández Guell. Feliz inicio de semana!
Atte.


El Editor

San Isidro de El General, 19 de marzo de 2018.


jueves, 31 de octubre de 2013

NECESIDAD DE UNA URGENTE  SEMAFORIZACION VIAL


Al cierre de la multimillonaria campaña publicitaria del presente gobierno, apareció en un corto televisivo, como si fuera un gran logro, la apertura del puente  sobre el rio Jilguero. Como generaleño esto me produjo un inmenso pesar al ver como se juega con la memoria de los pueblos cuando se han dado episodios que deberían ser motivos de descontento y clamor popular.
Para empezar dicho puente se pudo abrir en la misma cantidad de carriles que el resto de la carretera ocho años después de haberse inaugurado la ampliación que va desde el centro de San Isidro hasta Palmares y al cual se le ha dado por llamar justificadamente la “carretera de la muerte”, porque no fue hasta que 140 personas murieron intentando cruzarla, que la municipalidad hizo las actuales islas ante la inacción del entonces viceministro del MOPT Pedro Castro (hoy ministro) que ofreció unas barreras como las que dividen la carretera (porque no es autopista)General Cañas, algo que evidentemente nunca se hizo.    
No me explico cómo fue posible que una vía de tal envergadura se pudo recibir a satisfacción por las autoridades, sin que los puentes se hubieran terminado, lo que produjo embotellamientos en la entrada de San Isidro por tantos años como si se estuvieran contruyendo dos puentes tipo Golden Gate. Peor aún la carretera al recibirse no tenía ningún tipo de demarcación por lo que ni conductores, ni peatones, tenían noción clara como transitar por lo que muchas de las personas que se convirtieron en víctimas mortales se hacían al centro de la vía a la espera de asegurarse el cruce y era donde conductores a toda velocidad los atropellaban causando las muertes ya enumeradas.   
Casi nueve años después, seguimos esperando las bahías para buses, puentes peatonales o por lo menos semáforos que hagan menos caótica las entradas y salidas de San Isidro. Concretamente hay tres sitios que resulta urgente: La Y Griega, Santa Cecilia y Sagrada Familia.  En La Y Griega y Santa Cecilia, es un peligro puesto que ya con la ampliación de los puentes, los carros que van o vienen se desplazan a altas velocidades por lo que la maniobra de salir a la carretera se torna de alto riesgo. En Sagrada Familia, lo increíble e inexplicable es cómo no ocurren accidentes más a menudo ya que hay carros entrando y saliendo hacia Sagrada Familia; virando y saliendo hacia Sinaí y entrando y saliendo del Supermercado Maxi Palí sin que exista demarcación alguna y menos un semáforo. La necesidad de semaforización se extiende hasta el cruce del Liceo Unesco donde a la entrada y salida de estudiantes de dicho colegio y del Nocturno hacen urgente un semáforo que regule el paso tanto de vehículos como peatones.
Realmente hay que tener fe que no pasen tantos años más para que se puedan realizar estas obras que debieron entregarse en 2005 y mucho menos que otro ser viviente pierda la vida por culpa de la negligencia y la mentalidad subdesarrollada que pospone indefinidamente la realización de obras urgentes hasta que las vías colapsen u ocurran más muertes innecesarias.