La frase de la semana

Pensamiento del día:


"Los políticos y los pañales hay que cambiarlos a menudo y es por la misma razón". George Bernard Shaw

Estamos de vuelta

Damas y caballeros colegas

Feliz inicio de semana. Con motivo de mi regreso a mis funciones después del período causado por un problema de enfermedad reiniciamos las publicaciones del blog. Hoy con motivo del 56 aniversario del incidente falso que dio origen a la excusa de una de las guerras más destructivas de la historia de la humanidad, me refiero a la Guerra de Vietnam. Mis mejores deseos en el contexto que nos envuelve.

Atte.

El Editor

San Isidro de El General, 4 de agosto de 2020.


martes, 4 de agosto de 2020




4 de agosto de 1964: 56 aniversario del Incidente del golfo de Tonkín 



El incidente del golfo de Tonkín (Gulf of Tonkin incident en inglés) (Sự kiện Vịnh Bắc Bộ en vietnamés) hace referencia a una confrontación real (que sucedió el 2 de agosto de 1964) y a una operación de bandera falsa estadounidense entre barcos de Vietnam del Norte y Estados Unidos (el 4 de agosto) en las aguas del golfo de Tonkín. Fue organizada por los servicios secretos de los Estados Unidos, para usarla como pretexto para elevar su participación en la guerra de Vietnam. En esta se simuló un falso ataque de fuerzas pertenecientes a Ho Chi Minh contra barcos de la flota gringa, que habían penetrado en aguas que Estados Unidos reclamaba como internacionales, pero que Vietnam reclamaba como nacionales. Se presentaron vídeos como pruebas de dichos ataques y esto le sirvió de pretexto al presidente Lyndon Baines Johnson para solicitar al Congreso una gran ampliación de las misiones militares que realizaban los soldados destinados como asesores militares en Vietnam, y con ello, el comienzo de la intervención masiva de los Estados Unidos en dicha conflicto pasando de 60 000 soldados que ya operaban en Vietnam a 500 000 en los momentos de mayor intensidad del conflicto.

El informe original estadounidense culpó a Vietnam del Norte por ambos incidentes, pero los papeles del Pentágono, las memorias del que fuera Secretario de Defensa Robert McNamara  y las publicaciones de la NSA de 2005 demostraron que efectivamente el incidente nunca ocurrió y que la inteligencia estadounidense falsificó datos para justificar la guerra posterior.